martes, 12 de julio de 2011

INCONDICIONALMENTE CONDICIONAL




De una manera caprichosa e injustificada es que he decidido quererte, y así es que voy a cerrar mis oídos la los modos de querer que circulan en el mercado, arriesgándome a que esta manera artesanal de acercarme no funcione o me permita estar mas cerca que nunca.

Hoy voy a guardar las listas de requisitos, me tomaré un respiro de todo lo que “debiera ser” para dejar que las cosas pasen simplemente, que me lleguen, que me invadan y llenen.

Quisiera, quisiera, quisiera, que hicieras esto, que fuera aquello, que pensaras, que sintieras… qué fácil es enredarse en lo que a uno le enseñaron debería esperar.

A pesar de todo admito que en algún rincón de mi corazón queda algo de ése aspecto idealista que intento negar, pues a pesar de haberlo disminuido y empacado en el fondo, no he podido extirparlo e incluido me doy cuenta que a estas alturas estoy aprendiendo a amarlo; es esa faceta de mi que aun cree que las cosas pudieran ser como yo quiero y no como son.

Así que dejaré que el sol de tu presencia ilumine y caliente mi ser una vez más aunque de manera diferente, de manera mas integral… y guardaré ese espacio de sombra escondido a tu mirada también, pues ése será mi refugio si en este nuevo intento las cosas se empeñan en no funcionar.